Cartas a diversas embajadoras 2022.11.03

-

Carta a la embajadora alemana

Excelentísima embajadora de Alemania, Doña Laura Trat:

En nombre de la ciudad de Huesca (España),
agradecería a su excelencia que tuviera a bien
dedicar unos minutos de su tiempo
para escuchar nuestra humilde propuesta.

Desde las montañas pirenaicas
nos gustaría compartir
con los habitantes de los bosques bávaros,
los ríos, tradiciones y montes,
en un oficio común que es el pastoreo,
viajando con nuestro propio ganado
hasta tierras alemanas.

No más de una semana ocuparía la feria,
con productos de nuestra tierra.
A cambio después ustedes,
entre Jaca, Sallent y Biescas,
dispondrían de estos campos
para pacer sus ovejas.

Nuestras gentes de buen gusto
abrirán casas y tascas,
degustaremos manjares
con texturas otoñales,
el jamón, quesos y vinos
en paladar alemán
de lúpulo, cebada y malta…
Será como ver de cerca a la aurora boreal.

A su entera disposición la embajadora de Huesca, Loarre y Montearagón.

Mónica Herrero


Carta a la embajadora española

Excelentísima Embajadora de la Nación Española
Doña Monica Herrero Almendari.

Muy respetuosamente me dirijo a usted para dejarle la presente carta y solicitar su Licencia en otorgarme una Beca de estudio para la realización de un curso de Psicoanalisis en el distinguido Instituto Grupo Cero presidido por el Dr Oscar Menasa y la Dra Helena Trujillo.

Mi objetivo principal sería prepararme académicamente en esta área para así promover en mi País el Psicoanálisis desde la perspectiva del Grupo Cero.

Vengo de un país carente de oportunidades socio económicas y con una deprimida situación cultural donde mi formación como Psicóloga y mis sucesivos postgrados fueron realizados en la época donde el progreso y la prosperidad nos alcanzó a la mayoría, no así en la actualidad.

Miles de Venezolanos han emigrado a diferentes países en el mundo buscando la sobrevivencia, sin más aspiraciones que subsistir.

De España hemos obtenido mucha influencia desde el encuentro de los dos mundos cuando C.Colon y Vespucio tocaron tierras Americanas, nos poblaron y nos marcaron en nuestro idioma y Cultura.

Finalmente con el Éxodo uno de mis hijos también emigró y está residiendo en Madrid con su esposa desde el 2016, me dieron un nieto madrileño.

He viajado en dos oportunidades a ese hermoso país, un país que llevo en la sangre de mis ancestros.

Espero que pueda sensibilizarse con mi caso y responda a la brevedad posible.

Atentamente

Amalia Elena Rondón Avila. CI 4563485

Psicóloga Clínica
Egresada de la Universidad Central de Venezuela.

Amalia Rondón


Carta a la embajadora venezolana

Estimada embajadora, admirada poeta Amalia Rondón Avila,

Me dirijo a usted por un asunto urgente, por eso voy al grano, sin más preludio.
Está a punto de nacer un poema.
Un poema, con la fuerza de cambiar Venezuela.
Con respecto a lo que acabo de decir y a lo que diré a continuación, confío en que – embajadora usted y poetas las dos – tenemos la necesaria confianza para permitirnos semejante radicalismo una a la otra sin necesidad de vacilación. No es el tiempo para dudas. Hay que poder decir (y dejar escrito) sin más extravagancias lo siguiente, y es que:
la realidad está hecha de palabras y palabras la pueden cambiar.
Nuestra propia existencia, estimada colega, debe de ser prueba suficiente de esta verdad, por ahora.

Dicho esto, vuelvo a insistir: el nacimiento de un hijo es inminente y no puede haber demora alguna por nuestra parte. Nosotras, aliadas del lenguaje del pueblo, tenemos que actuar, no hay que ser austeras con las palabras.
El pueblo venezolano está ansioso por hablar, los niños preguntan por sus antepasados y los maestros tienen un fondo de historias en sus desvanes. ¡Hay que sacarlos ya! Es el momento de llevar a término el embarazo, ¡está un poema a punto de nacer!
Le ruego usted, señora embajadora, a favor de la humanidad, que pongan en movimiento las administraciones respectivas. Estoy segura de que Venezuela tiene un hueco entre sus funcionarios para acoger a una humilde ciudadana del mundo, que viaja en nombre del porvenir.
Es el momento de dejar de lado la redundancia política y escuchar a las historias del pueblo. La educación está siendo repetitiva y el discurso social se limita a constatar lo que ya se ha manifestado con univocidad semejante.
¡Ahora es el momento de la creación! ¡No hay que reformar al pasado para hacerlo mejor, ni hay que imponer ningún sistema que promete un futuro! ¡Hay que escuchar! Los ciudadanos tienen el derecho de hacer historia de lo que vivieron. Hay que detener el robo que se está haciendo al individuo, sometiendo sus vivencias subjetivas a la maquinaría del gran universal. Hay que rescatar las vivencias subjetivas, que el individuo ya no sabe reconocer.

Señora embajadora, ahora me dirijo a ustedes de poeta a poeta: hay que aprovechar el momento, Venezuela está a punto de dar luz a un poema y hace falta reunir a los poetas y a todos los consagrados de la creación, para acunar los recién nacidos en cuanto aparecen y devolvérselos a sus padres antes de que sean aplastados. Hay historias que necesitan ser acogidas y si no acudimos nosotros los poetas, entonces se morirán, abandonados en la calle por falta de cuidado materno o vienen a recogerlos los grandes hombres de Estado y entonces no podrán ser ellos mismos nunca jamás.

Pido una reunión con usted en Venezuela para hablar los detalles.
Para empezar, será suficiente con conseguirme ustedes unos billetes de vuelo y alojamiento para el tiempo que sea necesario. Considérenme embajadora de la humanidad, bajo esa pretensión podrán poner en marcha los tramos legales requeridos para que pueda moverme libremente en su país. Una vez dentro de Venezuela podré hacer mi trabajo, podré entremezclarme con la gente de la calle, dar voz al pueblo y devolverles en escrito su historia.
Viajo en defensa de los derechos del individuo, cada ciudadano tiene que poder hacer su propia vida y para eso es necesario que se vea reflejado en la realidad. Si algo de mi escucha logra llegar hasta las verdades sencillas del sabio mundano enterrado bajo la doctrina, entonces seré capaz de devolverle al individuo un reflejo suyo como nunca antes lo ha recibido. En eso consiste mi trabajo y eso será mi compromiso con el pueblo de Venezuela.

Compañera,
somos las encargadas de los reflejos. Somos las liberadoras del sujeto.
Venezuela tiene historias que contar y hay que estar, para devolverles a los ciudadanos su legado en tinta y papel. Hay que estar, para escribir poemas de lo que nos cuentan, así podrán redescubrir y revivir partes de su vida y partes de sí que no estaban representadas en las campañas políticas ni en los debates públicos.
No hay que esquivar en lo que hay que decir, para que cada individuo pueda reconocerse por fuera de sí y pueda experimentar el respaldo de un discurso que le muestra algo de sí, algo, que creía perdido.
Nada está perdido. La poesía tiene el poder de devolver.
Hagamos versos de las vidas y de aquello que se quedó por fuera de la experiencia consciente, porque nuestra poesía será el nacimiento del sujeto.
Estemos a su lado y brindemos por cada persona que se siente reflejada y que se percata de su propia voz.
Estemos en las calles de Venezuela cuando la voz del pueblo aumenta y resuena en todo el país. ¿No lo está escuchando ya?
Estemos ahí, junto a los olvidados y a los abandonados que regresarán, para decirles que toda su vida ha podido y sigue pudiendo ser realidad.

Más no hay que decir.
Espero que los afanes burocráticos no restan demasiadas fuerzas, ya que las necesitaremos en otros lugares.

¡Nos vemos! ¡Hay que vernos! ¡Hay que estar de lado de los venezolanos!

Le saluda atentamente la embajadora de la libertad subjetiva,

Laura Maria Trat

Laura Trat


Carta a la embajadora alemana

Excelentísima embajadora de Alemania, Doña Laura Maria Trat:

En nombre de España, y siendo consciente de la gran dificultad política que entraña.

Le rogaría encarecidamente que las siete Centrales Nucleares que Alemania tiene, sigan considerándose Energía Nuclear. Pero no las consideren energía verde. Ojalá que consigamos entre todos los países la Paz.

Pero llegado ese ansiado momento, tendremos un duro trabajo: eliminar el gas, el petróleo, la energía nuclear lo antes posible, por Alemania, por España, y por el Mundo.

La energía ha de transformarse urgentemente en energía verde, producto solo del viento, del aire, y del mar.

Hemos de conseguir que la energía, que tanto necesitamos, no sea un motivo de guerras, de ambiciones, y… por tanto de hambrunas.

Y siendo como usted es, Doña Laura Maria Trat, embajadora del primer país más fuerte de la Unión Europeo, creo que estamos obligados a imitar a Portugal, este país, no tiene Centrales Nucleares.

Y tras eliminar todas las Centrales Nucleares, exportar energía verde a quién más lo necesite.

Siendo consciente, Doña Laura Maria Trat, embajadora de Alemania de su gran ecologismo, su enorme respeto a los Derechos Humanos, y a su gran capacidad de convicción. Quedo en espera de su respuesta.

Por parte de España, no lo dude, tendrá toda nuestra ayuda hasta conseguir la meta. Una Europa verde, ecologista y respetuosa de los Derechos Humanos.

Reciba un muy cordial y afectuoso saludo,

María Jesús Gómez Bartolomé

Embajadora de España

María Jesús Bartolomé


Carta a la embajadora española

Estimadísima Marquesa Helena Trujillo, embajadora de España:

Mi propuesta es muy sencilla:
Debido a que sabido es por todos que, tal como pasa con la familia, no podemos elegir a nuestros vecinos, de parte de la embajada mexicana, queremos extender una invitación al pueblo ibérico a un tratado vecinal.
Seguramente se preguntará las implicaciones de dicho acuerdo. Pues bien, se trata de continuar con nuestros días como si España misma estuviese tan próxima a México y latinoamérica como los residentes del norte. Que si bien son muy unidos, tienen una costumbre poco agraciada: el gusto por intervenir en nuestras políticas, valores y desiciones. No es que tengamos algo personal en su contra pero es que además no hablan español. Aunque debo de reconocer que su lengua es práctica, moderna y cool. Pero entiendame marquesa, a veces, solo queremos cantar en nuestro lengua materna.

Por eso, queremos tratar a su nación como nuestros vecinos y construir vías submarinas de Tampico a Galicia.De esta manera, podremos:
-Preparar aguas frescas de jamaica, tamarindo y limón, mezclarlas con sus vinos y brindar unos con otros.
-Tener caminatas entre olivos para los acostumbrados a los cactus y manglares para los de la sierra.
Y lo más importante:
-En cada país, habrá tejedores de la misma manta capaz de cubrir a todo aquel que pase frío.

No quiero quitarle demasiado tiempo marquesa, mi propuesta, como decía, es sencilla:
Vivamos como buenos vecinos.

Saludos Cordiales de la embajada de México.
Carolina Díaz

Carolina Díaz

Compartir

Novedades

Selección de poemas 2022.11.24

Anochecer en Manchester 2022.11.27

Selección de poemas 2022.11.17

Categorías Principales

Dejar una repuesta

Dejar un comentario
Nombre

Comentarios