La primera casa del hombre 2022.10.13

-

La primera casa del hombre

Una ventana airea sus fantasmas,
la puerta cede a la carcoma,
el suelo cruje como sus huesos,
los recuerdos llaman a la aldaba.

En la primera casa de un hombre,
en un pueblo de nieve,
espera año tras año,
un niño habitado con sus sombras.

Un niño con las rodillas coaguladas,
con leche seca y mendrugos de amor,
en la escuela se calienta las manos
con escuadra y cartabón.

Los domingos
la iglesia se llena de miedos,
de pecados, de sospechas,
de palabras calladas
que nadie quiere saber.

Antes de que suenen las campanas,
yo las desenterraré,
palabras de cielo, de miel,
de castillos en el aire,
de felicidad y amores a flor de piel.

Mónica Herrero


La primera casa del hombre

¿Cuál sería la primera casa del hombre?

Sería la del paraíso que dice la Biblia con Adán y Eva ocupándola?

Sería las cavernas de los salvajes con tarzan y Chita o en una selva del homosapien de Darwin?

O acaso la primera casa estaría en algún agujero negro del Universo de Hopkins, Ghez, Penrose y Genzel ?

De lo que si estaré segura es que ni Edison ni Einstein, ni Gates, ni Jobs dieron sus Redes, ni su Luz en esa casa sin una teoría de relatividad

La civilización y sus autores hablan mucho de esa primera casa del hombre, yo no estoy segura cual sería la primera casa del Hombre…

Pero de la que si estoy segura fue de qué no sólo había un Hombre, también existió una Mujer, fue así como estaba compuesta mi primera casa en America, en un País privilegiado.

Recuerdo que la primera casa del hombre fue en Venezuela, rica en recursos naturales pero cuando llegaron los malhechores, acabaron con mi primera casa.

La primera casa del hombre que aportó la vida de otr@s debió ser como esa primera casa mía, muy emocional, con un papá, una mamá, una hermana o quizá muchos hermanos, no había anticonceptivos…

La primera casa del hombre fue en algún lugar de la tierra o del Universo o de otro Universo, pero existió y habitó en el deseo de vivir de toda la humanidad.

La primera casa del hombre estaba llena de confusión, pasiones y locura, no había ni un Freud ni un Psicoanálisis…

La primera casa del hombre es nuestro pasado y nos marcará para siempre…

Amalia Rondón


La primera casa del hombre

Caracoles están pegadas
en la barandilla.
El hombre,
sin prestar atención
usa el escalón.
¡Sin duda, muy oportuno!
Como un brujo viajero,
que se mueve ligero,
el bastón clavado,
en la espalda de un elefante.
Su trabajo está,
en el uso que va
dar a sus flujos.

Como la mujer del otro piso
que ha dejado de sangrar.
Ahora se lava las manos.
La mujer del otro piso,
los hijos que nunca quiso.
Ahora caen como gotas,
niños,
de los dedos al adiós.

¡Y mucho más se cuela!
Resuena,
rebota,
susurra.
Por la noche a solas
los ecos empiezan.
Y por el desagüe vuelven
los invitados del día.
Porque en la primera casa del hombre,
nada se desperdicia.

Laura Trat

Compartir

Novedades

Selección de poemas 2022.11.24

Anochecer en Manchester 2022.11.27

Selección de poemas 2022.11.17

Categorías Principales

Dejar una repuesta

Dejar un comentario
Nombre

Comentarios