Soy una más 2022.01.29

-

Soy una más

El que huye un día se detendrá.

Respiro por esa herida, soy una más,

herida que no cesa de sangrar,

rosa cárdena, cauce

que sobre tierra feraz 

no cesa de brotar.

Esas manos que cubrían todo mi cuerpo,

esas manos,

diminuto cuerpo,

frondas luminosas para mis pálidos ojillos.

¡Muerte es una palabra más!

¡Oh! muerte enamorada

que me permitió el hallazgo,

el arrebol de latidos.

No huyas, me dijo y te daré la vida

subirás a las más altas cimas. 

Serás ese cóndor que observa la traición,

el engaño, la injusticia.

Atravesarás grandes borrascas,

verás, ser una más de la cadena humana

te somete y te libera.

Esas manos que cubrían el universo, ahora que soy una más,

ahora que no huyo,

esas manos son las de la poesía,

las manos trabajadoras que nos unen.

Ana Barletta


Soy una más


Soy una más 
una, que va por la vida intentando sobrevivir
incalculables desdichas
errores, donde me rompo tantas veces


Un disfraz
intentando cambiar mi destino
anunciando y construyendo nuevos caminos
aprendo a trabajar
aprendo el arte del amor
Porque él, no sé nada

Mi vida matiz de luces
anuncios de neón me guían
de apagones que no entienden
continuar el viaje, ese es mi deber


Tantos trenes
¿Cuál tomar?
y no perderme sin caer en el abismo

Trazar nuevos trayectos
siendo una más
que no está sola

Poesía, tú me tiendes el camino
me das tus palabras
y me enseñas que sin ti
la vida, sería un sendero sin luz
sin avisos de neón
sin alegrías.

Jeil Parra


Soy una más

Como una nube sin dueño,

intentando el azul de tu voz,

lloveré mi sendero de palabras,

para sumergirme en ese cielo

construido entre todas.

Me rindo, no lucho más contra lo 

humano, soy el dibujo de una flama anfibia,

sumergida en este lenguaje

que nos une entre cadenas, 

una más seducida por un brillo 

de eslabones de musgo maleable,

prendida a su alfombra de sueños posibles,

con la incertidumbre de una mortal.

Palabras comepiedras en diversas direcciones 

sondeo de candiles de correos,

simientes de luceros en buzones,

telares de asfalto,

carreras de mar en los balcones,

parcelas de lustrado bronce minero

en esta alianza de plumas con medallas

del mundo en maniobras de poetas.

Conquistaré nuevas tierras

entre libros sencillos y frases complejas

de galeno letrado

ilustrando este cráter de luna volcánica

acuñado desde Urano y sus ojos de espiga.

Dispersaré esas notas, enigmas y compases; 

aspirando la música que bordada a tu voz,

en palabras nunca pronunciadas 

es distinta entre otras. 

Mariví Ávila Vegue


Soy una más

Cuando el sol despunta al alba

abro mi ventana

y hago míos sus primeros rayos.

Rayos matutinos ¡dadores de vida!

y grito con mis ojos al viento:

¡Soy una más!

Soy una más, que amando

el sol de tus pupilas

guarda el destello

durante todo el día

¡Soy una más!

que ama la caricia del viento

y se cobija por las noches

con la luminiscencia estelar.

Me duermo y me despierto

con tu preciosa luz de fuego,

con tu hechizo lunar 

convertido en destello matutino

que no cesa de brillar.

Quédate conmigo

Estrella fulgurante,

y susúrrame al oído que

¡Soy una más!

Dolores Granados


Soy una más

Los Registros de Ciudadanos

En cada país

Dan fe de la existencia

Nuevos nacimientos,

Adquisiciones de derechos

Adquisiciones de Obligaciones

Adquisiciones de Deudas.

La realidad nos espera

Y ahí va uno por la vida

Creyéndose solvente,

Sintiéndose digno,

Y la vida… La vida bella!

Nos ha dado tanto:

Vamos de paseo por la naturaleza

Vamos y nos enseñará:

Las Flores agradecen con su hermosura

Los animales, retribuyen y enseñan sin hablar

Miren a los pájaros y sus cantos

Himnos a la vida

Mensajeros del tiempo.

Y el hombre…

Ahhh el hombre

Con ansia sin igual

Gritos y protestas

Sus guerras y su amor al amor.

Vamos hombres, mujeres y niños

Soy una más

y tú, uno mas

Hagamos una cadena grande

Que sostenga la tierra

Y en un abrazo indestructible

Lejos de encapsularla para dormir

La despertemos,

Y en un trabajo al unísono

Transformemos este vaivén de locos,

No en el edén

Aquel castigado por un saber,

En este, que no queremos cambiar nada

Atreviéndonos a escribirlo todo.

Arelis Juárez


Soy una más

Soy una más

Una más, menos de ocho mil.

Cinco, cien

o diez si quieres.

Soy la que pateó

la puerta de dolor.

Soy la que tomó el cuchillo

para evitarlo.

Soy la que cantó el himno con la bandera

en la escuela.

Soy la que tomó el avión

con beca entera hasta Inglaterra.

Soy una más

menos de cien

y noventa y nueve

que le rezan al nueve

sin saber que existe un seis.

Soy la mujer de familia

que hornea queques los viernes.

Soy la quinceañera volada

que bebió la botella y más no le queda.

Si abro bien los ojos,

si alcanzo a oler todos los aromas,

si mis manos están dispuestas a sujetar,

si mis oídos comprenden más de lo que oyen,

si mi boca está dispuesta a endulzar

más que a saborear.

Si soy humana…

pues entonces

soy, sola y abundantemente,

una más.

Abbi


Soy una más

Pienso en las hormigas,
bichitos panzones
y diferentes
-cientos, miles,
distintos, de colores y tamaños-
que aparecen en la casa.

Cada primavera anuncian,
el verano,
sin rendirse.
Sabias, milenarias trabajadoras,
incansables.
Aparecen en cualquier rincón.
Después de un agujero tapado,
fabrican otro.

Cada miga es un festín,
y el suelo,
delator sin intención,
las deja a expensas
de cualquier depredador.

Cada primavera
cuando aparecen,
pienso en la naturaleza
pienso en su lugar
y en el mío.
En la inmensidad.

Cada primavera
pienso que la casa
está sostenida
por las espaldas frágiles
de las hormigas,
está plantada
sobre infinitos túneles
perfectamente diseñados
por unos seres minúsculos.

Acaso son eso:
un espejo de la humanidad.
Es la mirada la que da la talla.
Somos hormigas y gigantes.
Somos una más,
solo depende de su lugar,
y del mío.

Mariana G. Guschmer

Compartir

Novedades

Categorías Principales

Dejar una repuesta

Dejar un comentario
Nombre

Comentarios

Arelis Juarez on Caballo ganador 2021.10.02