Descubro un tiempo 2022.01.22

-

Descubro un tiempo

Tiempo sin recato y sin reloj.

Mario Benedetti.

Le rogué que se apresurara, “dijo: no”

Otra vez le pedí que se detuviera, “dijo: no”

Creyendo que estaba en un reloj

Sus agujas quise estancar

Por abrazar un amor, también “dijo: no”

Y me dijo que no

Al querer impedir un crecimiento.

Me enseñó tantas cosas

Hasta que el amor, es libertad.

Sabio y gran maestro

Como tú solo,

Silente, compasivo e irrefrenable

Posees la gran verdad de la vida

Inicio y fin

Transcurren a través de ti.

Lo he comprendido

Si se convierte en materia

Lo habré construido.

Habremos de decir entonces:

Descubrimos un tiempo:

El tiempo de lo que fuimos,

Lo que ahora somos

Y una bienvenida a lo que seremos

Agradecidos por la herida

Que permitiera la luz

La oportunidad de ser

Nada más y nada menos:

Que otros!

Arelis Juárez


Descubro un tiempo

El sol penetra mis pupilas

sus rayos traspasan la memoria

y me invade la nostalgia de otra vida…

De otro tiempo…

Y por un instante mis manos vuelven a ser

las de una niña

y así, sumergida en mi letargo

me quedo todo el día.

Hasta que vuelves tú

estrella fulgurante de mis noches,

con tu luz segadora

más que todos los soles matutinos.

Y te veo más brillante

que los rayos más severos

penetrando de luz todo mi cuerpo.

Guiando mis pasos al compás

de los tuyos allá arriba,

hermoso y cadencioso

movimiento estelar

¡Brillo nocturno,

guardián de pensamientos!

¡Ay! Estrella fulgurante

a través del brillo incandescente

que desprendes, descubro un tiempo

que no tengo para admirarte, para que

cada noche como brillas tú en lo alto

¡Pueda yo reflejar mi alma en tu destello!

Dolores Granados


Descubro un tiempo
Cuarto intento


“Vi cómo los perfiles del tiempo 
se posaban levemente en mi piel 
dejando una marca.”
Miguel Oscar Menassa


Descubro un tiempo
donde ya no puedo distinguir mis huellas en la arena
Donde las cicatrices, ya no duelen
evidencia de crueles batallas.


Guerra a muerte
frontales enemigos, 
donde la piedad se discurría
como la cera
luego de unas horas.


La luz de pronto, dejaba de ser luz
para convertirse en tinieblas
se enceguecían mis ojos
hálitos suspiros acompañaban mi dolor.


Creciendo entre rocas, 
a la orilla del océano
las fuertes olas golpean naufragio
en aguas turbulentas 
sigo los consejos de grandes maestros
a no temer a las mareas.


En el mar embravecido
no ir en contra, 
estar sereno, inmóvil 
evitar ser arrastrado
la vida, esa es un suspiro
el tiempo, lento enemigo.


Descubro un tiempo 
tenue
olor a brisa de mar
territorio desconocido
espejos que devuelven 
imágenes distorsionadas.


Jeil Parra


Descubro un tiempo

Me dejo llevar por un tiempo fragante,

compañero libro, amada letra.

Esa que hace que la ventana se pinte de  azul,

que el cielo pueda ser a cuadros,

que la flor suba una escalera y se ofrezca lujuriosa a mi boca.

Un cuerpo de palabras labro,

a mis manos lleguen aquellos vientos

que arrancaban corazones.

A mis ojos alcancen los susurros

de muchedumbre desesperada.

Los abrazos serán de punto y coma,

aborrascar los oídos con verbos y adjetivos,

uvas cosechadas en un antiguo aljibe.

¡Allí están, siempre alborozaron mis pasos de caminante,

aunque ahora, descubro un tiempo….!

Ana Barletta


Descubro un tiempo

Descubro un tiempo hermoso
para escribir,
entre las páginas de angustia
Que circundan mis caderas
Y la grasa abdominal,
Entre el deseo de escribir y
el de seguir durmiendo.

Cenizas sulfurosas
que recuerdan tiempos de incendios y se espantan,
En el sueño vespertino
Descubro un tiempo silencioso
de arena entumecida,
Entre camisones floridos
de canela y calma.

Humo de formas voluptuosas y sonrientes
se deshojan rojas,
Descubro un ratón,
Descubro un diente,
Descubro una danza entre las letras
Y las llamas que palpitan,
Cigarrillo ardiente de acidez ahíta
Y párpado cerrado,
Consumido y retraído
A la iniquidad impertinente.

Maullidos que retuercen
los suspiros y los gritos
en giros negros,
diluido en aceite y sueños
descubro un lienzo,
Frágil y lívido
con anhelos de volver a la poesía,
Suspiro de oro,
y cuando nada refleja mi imagen,
Vuelo.

Tonantzin Rodriguez


Descubro un tiempo

Descubro un tiempo
en la pupila que se abre y cierra.
Con el sol
y en el momento
preciso,
ante la guillotina que cae,
me deslizo
por el laberinto interior
de tu mirada.

Me llevan los vientos
las escaleras infinitas desafiando la gravedad,
voy por oscuridades relucientes,
por puntos que no unen más
que líneas curvadas.
Echando por tierra
todas las certezas del universo.

En el submundo troquelado,
labrado a sangre y fuego
por el soplete cantador,
despierta la bestia
con ojos neonatos:
se vuelve un ser de dulzura repelente.

Algo hay detrás
algo que no es claro:
un fantasma circunspecto
que invita al te,
que nunca llega.

Mariana G. Guschmer

Compartir

Novedades

Categorías Principales

Dejar una repuesta

Dejar un comentario
Nombre

Comentarios