¿Se dará cuenta algún día? 2021.11.28

-

La respuesta es no

Dependiente te dicen si amas con intensidad.
¿Y cómo no serlo?
¿Cómo no depender de las emociones más fuertes?

Rabia, enojo, alegría inmensa… euforia!!!
Elíxires de vida.
Esas por las que realmente vivimos.

¿Se dará cuenta algún día?
¡Te quieren agonizando!
Controlado…
Independiente…
Sobrio…
Usual…

Te quieren de corbata
Eficiente
Inteligente
Dudoso
Con miedo al miedo
Buscando el comfort y a eso que llaman… estabilidad.

Te quieren sobreviviendo,
atado a deberes,
atar tu vida a otros asuntos que llaman responsabilidades.
El perfecto engranaje del sistema.

Pulsión para el deseo de una cruel ilusión.
Títere de la trama,
una que se alimenta de ti,
una que no te da vida, sino te la quita.

¿Se dará cuenta algún día?
De donde viene la luz…
¿Quién es la luz?
¿Quién es el prisma?

¿Se dará cuenta algún día
que caminando transforma
todas las formas?
Que la luz no existe
si no hay algo en quien se refleje.

Claro, eso somos
un algo…
Un algo finito y mortal…
¡Mortal delirio ese credo!

¿Se dará cuenta algún día
que sus huesos no acaban con el tiempo?
Que el tiempo existe por las huellas marcadas con ellos,
con sus pasos, sus bailes, sus roces tiernos y los más fuertes golpes.

Miramos al cielo buscando ascender.
Agachamos la cabeza con desdicha
creyendo que la simpleza acabará con nosotros,
que solo aquellos grandes placeres nos harán divinos.

Aspiran con conocer a su salvador,
la luz que dibujará su giro estelar.
Aspiran a la magia que no sale de sus manos
y que creen existe, pero en otras.

¿Se dará cuenta algún día…
ser humano?
No…
La respuesta es no.

Abbi.


¿Se dará cuenta algún día?

Aletargado en el tiempo,
el hombre busca respuestas a su soledad.
Se obsesiona, quiere salir, sentirse joven otra vez,
comer todo aquello que se le antoje
sin pensar en el bienestar de su cuerpo.
Abrazarse a cualquier oportunidad
que le brinde su existir
para poder hablar con alguien.

Sentado en su jardín,
ha visto con goce
pasar su película
en un abrir y cerrar de ojos.
Y aún no comprende nada.
Su mente no le ayuda a detenerse
en ese instante que prudentemente borró
para no sentir frío en su alma.

¿Se dará cuenta algún día
de la aplastante situación?
¿Se dará cuenta algún día
que nada volverá a ser lo mismo
antes y después de 2021?
Afuera, adentro, en la mera frontera…
¿en dónde se encuentran los latidos de una vida?
¿Cómo se pueden reconducir un destino y una causa?
¿Se dará cuenta algún día, la propia vida,
que se escurre torpe entre las manos de sus dueños?
¿Quién devolverá al hombre todo aquello
que se le quedó en pausa?

¿Quién le ha de restituir al hombre los intereses de sus sueños?
La naturaleza presume de ser sabia.
Pero, ¿se dará cuenta algún día que no es natural
morir en un instante cualquiera?
¿Se dará cuenta que no puede el hombre
apartarse de otro
solo por el miedo a que la muerte
también sea su compañera?

Mientras llega la respuesta,
se debe aprender
a sentir con gran intensidad el amor a la vida
para poder cobijarse del frío de la muerte.
Disfrutar la cálida caricia del viento.
De un minúsculo rayo de sol sobre tu cara.
De una tarde sin un plan.
De aprender a improvisar
bailando con la suerte,
pero dejando huellas hondas.
Para que otros puedan encontrar tus pasos.
Y para que tu vida,
lejos de terminar,
con cada suspiro enamore
con su latido infinito
al gélido corazón del tiempo.

Dolores Granados.


¿Se dará algún día cuenta?

Siglo XXI

Hemos llegado hasta aquí

Y muy poco hemos evolucionado

Inmediatez en los servicios

Más el pensamiento pausado está

Detenido en Ideologías, religiones

Y estatutos familiares.

Estamos en Pandemia

Nos hemos cubierto la boca

Evitando contagios

Pero desde hace mucho tiempo

Estábamos contagiados

No nos habíamos dado cuenta,

Ya no era triunfal la entonación de la palabra

Estábamos mudos

La palabra ya no era la melodía perfecta y sonora

En el momento justo y necesario.

La palabra se fue convirtiendo en ofensa al hermano

Cuando fue su creación, motivo de acuerdos,

De civilización

Hemos hablado sin construir,

Hemos hecho lo menos.

Pero el mundo sigue a la espera

Es preciso estar tranquilos

Muy tranquilos, no habrá celeridad en el proceso

Revolucionar será trabajar operación hormiga

Es tarea unitaria y grupal a la vez

Entrar en acción, será no voltear a ver

Para no convertirnos en estatuas de sal

Desencajar, será ir a la tribuna blanca

Denunciar, pero no sin hacer,

Más bien propongo un Presente Contínuo

Y este mundo en gozo estallará

El gozo de descansar en manos hacedoras de palabras.

Yo no sé

O Quizá sí sé

Que la gente sabe

Que el opresor sabe,

Muy en lo interior todos sabemos cómo estamos.

De lo que sí no puedo llegar a saber,

Es que si se darán cuenta

Que el otro camino está abierto  de par en par

Muy pocos se atreven a entrar

Ojalá quisieran

Acaso no les apetece un mundo sin sangre?

Este mundo de amor, poesía y vida transparente

No les  es apetecible?

Acaso no son manjares deleite de nuestras almas

Estos encuentros?

Pero Valor aprendí con Darío

Valor, escribamos lo que pensemos!

No lo sabemos, si la gente

Se dará algún día cuenta.

Arelis Juarez.


¿Se dará cuenta algún día?


¿Se dará cuenta algún día, que no hay eternidad?
¿Qué la rebelión existe sólo por dentro?
¿Qué no hay sitio donde se pueda esconder?
¿Esconderse de qué ?
¿De quién?
Si no estamos solos.


Nunca estamos solos
siempre hay alguien
que suspira dentro
que habita en lo más profundo del abismo
en la más helada tiniebla.


Hay bestias dóciles y otra feroces
pero bestias
que encienden una llama
dentro del oscuro bosque.
La flama de esa llama
es tan fuerte como la brisa
que sopla.
Tu, ¡respira!


La muerte está cerca
siempre lo está
ahí, sentada en una silla,
sentada en el sofá, 
debajo de la cama
¡Espera!


Compra lirios
no claveles
a ella no le gustan lo claveles
prefiere los lirios
como la muerte
que no está ausente
¡sin miedo!


Un fuego ardiente
la poesía
sublime
como la brisa
tocará tu alma
alumbrará tu ataúd
y se quedará contigo
siempre.

Jeil Parra.


¿Se dará cuenta algún día?

Corto y contundente,
un flechazo certero
revienta el centro mismo
del entendimiento.

Diana minúscula,
precisa, que conduce
el impacto al corazón
de la palabra.

Hay alondras
aturdidas por el fogonazo;
y sin embargo,
ningún telón…
el escenario está helado,
vacío.

Es un instante,
donde las fichas encajan
para siempre.
Cuando el tren
consigue recorrer
aquellas sendas
perfectibles.

No es el orden
de los sentidos.
Es celestial,
nublado, confuso.
Es ese vuelo
ese F U G A Z ser
esa estela que va quedando

en los cielos
de Madrid.

Mariana G. Guschmer


¿Se dará cuenta algún día?

¿Se dará cuenta algún día que es un ser humano?

Ecos infinitos tiene tu palabra,

palabra que te construye,

palabra humana.

¿Te darás cuenta que vives muerto?

Ese día que nos encontremos,

que conversemos, humano compañero,

ese día, umbría llama,ese día

ya lo verás, sentirás un temblor.

Ese temblor te hace humano,

me llevará a amarte con humildad,

con palabras de lluvia,

con silencios constelados.

Algún día quizá se dará cuenta

que para ser un hombre, una mujer,

debe dejar crecer la selva en sus latidos,

frondas de anhelos, encuentros con otros fuegos.

Confía en el trabajo, esos utensilios humanos.

Hombre déjate mecer por el júbilo,

en tu ser femenino acoge el amor.

Mujer, desea, en infinitivo ama,

no esperes como Penélope, teje jarcias y navega.

Ana Barletta.

Compartir

Novedades

Selección de poemas 2022.11.24

Anochecer en Manchester 2022.11.27

Selección de poemas 2022.11.17

Categorías Principales

Dejar una repuesta

Dejar un comentario
Nombre

Comentarios